¿Qué es la psicopatía?

Mucha gente cree saber qué es un psicópata porque ha visto muchos de ellos en las películas americanas o en las series policíacas de televisión. Muchos creen que son asesinos en serie a los que se les detecta con facilidad y que tienen comportamientos extraños que alarman de su presencia a los demás. Nada más lejos de la realidad. Para aquellos que han tenido la desgracia de ser sus víctimas alguna vez, saben bien que son expertos manipuladores y que llevan una máscara de cordura y de humanidad que casi nunca deja ver su verdadera personalidad.

De hecho, hay estadísticas que determinan que puede haber entre un 1% y un 4% en la población que son psicópatas. Eso significa que hay muchos más de los que creemos. Se piensa que en las estructuras de poder, en la política, la economía o en altos cargos el porcentaje aumenta considerablemente. Casi todos nosotros vivimos con algunos de estos "seres" sin darnos cuenta. Pueden ser nuestro hermano, un amigo o incluso nuestra pareja sin sospecharlo.

Es curioso que desconozcamos de la existencia de este tipo de personas siendo los causantes de la mayor parte del dolor que se produce en las familias y en la sociedad, en general, si llegan a un puesto de representación. Se cree que muchos de los dictadores más sanguinarios de la historia eran psicópatas. Pero hoy no quiero extenderme en este punto.

La psicopatía no es una enfermedad, es un trastorno de la personalidad:

Las características más comunes en ellos son las siguientes: (Hare, Hart y Harper 1991)
  • Locuacidad y encanto superficial, que emplean para manipular y ganarse la confianza de las personas.
  • Autovaloración exagerada y arrogancia, que mantienen oculta en sociedad.
  • Ausencia total de remordimiento, compasión o culpa. En general poseen unas emociones primarias, básicas.
  • Manipulación ajena, utilización de la mentira y el engaño como recurso para ganar, controlar y dominar.
  • Ausencia de empatía emocional en las relaciones interpersonales. Ellos han aprendido cómo se comportan las personas, por eso saben lo que es la empatía y saben cómo nos sentimos, pero no la sienten como nosotros. Una persona normal es empática por aprendizaje y por experimentar las emociones por propia experiencia. Ellos sólo han aprendido a ver en los demás qué se siente, pero jamás sentirán lo que nosotros.
  • Problemas de conducta en la infancia. También una infancia problemática puede inducir comportamientos antisociales.
  • Conducta antisocial en la vida adulta. 
  • Impulsividad.
  • Ausencia de autocontrol.
  • Irresponsabilidad.
  • Estilo de vida parásito.
  • Conducta sexual promiscua.
  • Falta de objetivos realistas y a largo plazo.
  • Necesidad de estimulación constante y tendencia al aburrimiento.
  • Tendencia a vivir a costa de los demás y a sacar provecho.
Hay que decir que un psicópata no tiene por qué cumplir todas y cada una de las características anteriores, pero deben cumplir la mayoría. Hay personas que pueden cumplir alguna de estas características y no ser considerados con este trastorno.

También es importante recalcar que hay niveles de psicopatía, quiero decir con ésto que, ante un test sobre este trastorno habrá personas que puntúen más alto que otras, pero siempre habrá una tendencia.


En la próxima entrada hablaremos de la disonancia cognitiva que producen los psicópatas en sus víctimas.












Entradas populares de este blog

Dinámica de grupo para selección de personal: Detección de competencias profesionales.

El psicópata integrado

Diez puntos fuertes de Internet para hacer marketing