La sonrisa de un/a niñ@

La sonrisa de mi ahijado
¡Qué real es la sonrisa de un niño! ¡Qué sincera! ¡Qué auténtica! Cuando miras a una niña a los ojos y ves la dulzura que expresan sus miradas, la luz que tienen sus pupilas, comprendes que no puede haber nada más verdadero en este mundo de falsedad, de mentiras, de apariencias, de maldad, de malas intenciones, de malos entendidos, de complicaciones, de vanidades, de insolencias, de falta de humanismo.
Si se ríen es porque lo sienten de verdad, no pueden mentir, sencillamente no saben hacerlo, no pueden tener segundas intenciones, sólo tienen ganas de reír.

Después se van haciendo mayores, van comprobando que no todo el mundo sonríe como lo hacen ellos. Irán aprendiendo a diferenciar las sonrisas forzadas, las inexpresivas, las que están llenas de maldad, las que sólo se dan para seguir el hilo de la conversación, las que demuestran nerviosismo, las que se hacen para quedar bien, las que se dan para dañar.

¡Que pena que tengamos que cambiar tanto a lo largo de los años! ¡Con lo bien que venimos de fábrica y qué mal se nos va poniendo el motor, cada vez está mas rasposo y renqueante! ¡Le falta aceite!

Tendríamos que desaprender, para ser más niños. Al fin y al cabo es lo único que nos hace felices: la risa, la alegría, el amor verdadero, la amistad por el mero hecho de serlo, entregarse a los demás. 

¡En este mundo sobran economistas y faltan poetas! ¿Te has parado a pensar cuanto tiempo te ha durado la felicidad que te ha producido comprar un coche nuevo? ¿Por adquirir una falda o un jersey? ¿Por tener una casa mejor?

Ahora vuelve a pensar en lo que te duró la felicidad cuando el amor entró en tu vida, cuando tu padre se recuperó de un problema de salud o de cómo te llenaste de vida al saber que tu mejor amigo/a te iba a visitar y te decía que te quería.

¡Es incomparable! Por eso digo y me reafirmo, faltan poetas, faltan idealistas ... ¿O esta sociedad preocupada por la prima de riesgo y la economía va derivando hacia la depresión más absoluta? ¡Y no me refiero a la depresión económica!

Si te parece...me puedes dar tu opinión y nos leemos...