3º Ser más amable con los demás

Sonría y será más feliz
Está demostrado científicamente que las personas bondadosas y que tratan de tener un buen comportamiento con los demás son más felices. Por tanto si quieres ser egoistamente más feliz tendrás que ser más amable y bueno con los demás ¿no es retorcida la existencia humana?

Pues sí, ahora he recordado algunos de los consejos que me daba mi abuelita: "Tienes que dar un poco de helado a tu hermano". Yo no lo comprendía, pero cuando lo hacía una sensación de paz agradable inundaba mi mente.

Ya lo exponen los libros sagrados de distintas religiones y por tanto debe ser verdad. Hay que practicar la bondad y la amabilidad. No queremos ser como Cruella de Vil en la película    ¿no?    ¡Claro que no!

Como ejemplo os diré algo de mi vida cotidiana, resulta que vivo en un bloque de pisos muy alto en el que los vecinos tienen un trato muy impersonal y anónimo. En realidad está bien tener tu espacio sin que nadie te moleste,cuando me cruzaba con ellos me limitaba a decir "Hola" sin casi mirarles de una manera impersonal.

Al iniciar mi camino hacia la felicidad traté de mirarles a la cara y decirles algo más que "Hola". Descubrí que ellos me sonreían y se mostraban más amables y alegres. 

Tal vez esto os parezca algo ingenuo o inútil, pero no vamos a perder nada por intentarlo y quizás en lugar de tener una relación tan impersonal, consigamos tener más amigos cerca. 

Naturalmente, no todo el mundo está dispuesto a ser tan amable y tan receptivo como nosotros, pero si lo hacemos les superaremos intelectualmente y sabremos quienes son más felices: los que sonrían y charlen con nosotros. ¡Con ellos nos quedaremos!