2º Pensar demasiado y compararse con los demás es autodestructivo

Pensar demasiado es perjudicial para la salud
¿Has intentado alguna vez estudiar después de tener una pelea? La tensión impide que puedas concentrarte y cada línea que se mira es como si se diluyera en el papel y no se pudiera leer.

Pues algo parecido les pasa a las personas que tienden a pensar demasiado. Es como el "Cuento de la lechera", pero al revés: ¡todo va a ir tan "malísimamente" mal que se producirá una catástrofe!. Luego no pasa nada de nada, pero ¿cuánto tiempo has perdido en pensarlo todo? Si al final una/o termina agotado/a...

Lo que hay que hacer es OCUPARSE en lugar de PRE-OCUPARSE (Esto se lo debo a un gran profesor que me ayudó mucho).
Cuando los pensamientos empiecen a producirse en tu cabeza como si fuera una Oya Express, sal corriendo a la cocina y prepara un estofado o ve a mirar el horizonte o llama a tu tía la del pueblo que habla hasta por los codos y te deja la oreja pegada al auricular durante dos horas (pon tarifa plana, porque no quiero causar rotos en los bolsillos...)

 ¿Compararse a los demás?

¿Tienes una amiga que ha conseguido todo lo que se ha propuesto? Tiene dinero, un cuerpo excepcional, una pareja estable y  un largo etcétera.....

¡Pues alégrate por ella pero no la envidies! ¡No se puede ser envidioso y feliz al mismo tiempo! La envidia te hace vulnerable, las personas se sienten inferiores y amenazadas todo el tiempo. Deja de envidiar a los demás puesto que la felicidad está en uno mismo y cada uno de nosotros tenemos una vida diferente.

Si eres una persona que piensa demasiado es mejor que utilices una de estas técnicas para evitarlo:

1º Ocuparse en lugar de Pre-Ocuparse: Distraerse es la primera receta.
2º Decirse a uno mismo "Basta ya": Si te das cuenta de que ya lo estás haciendo otra vez, dite a ti mismo: basta ya.
3º Pensaré en ello después: Si de todas formas le darás vueltas pues date un tiempo cada día para hacerlo pero que no te evite realizar las labores diarias que tienes que llevar a cabo, así no te condicionará.
4º Cuéntaselo a tu mejor amiga, a tu pareja o aquella persona de confianza que realmente creas que puede ayudarte.
5º Escribe un diario en el que dejes claro qué es lo que te preocupa, quizás cuando lo veas escrito digas "menuda tontería me preocupa hoy".


Espero haberte ayudado a ser un poquito más feliz hoy.

Entradas populares de este blog

Dinámica de grupo para selección de personal: Detección de competencias profesionales.

El psicópata integrado

Diez puntos fuertes de Internet para hacer marketing