La Manipulación

Manipular para conseguir ser líder
no es igual que serlo por naturaleza.
Cuando estoy ante un grupo nuevo de gente suelo observar con detenimiento a cada uno de ellos para conocerles mejor.

Es clave el inicio de la relación para comprender quienes son tus aliados, quienes son tus enemigos y quienes son los manipuladores, quienes buscan alianzas estratégicas, etc.

Suelo tener facilidad en captarlos, más que nada porque busco la justicia de los actos que cometen.
Suelen parecer muy serviciales al principio, para que te caigan simpáticos rápidamente.

Las personas somos muy cómodas, no queremos movernos de nuestro círculo, evitamos "mojarnos".

Una persona común se deja llevar por el grupo, sin querer cambiar nada, simplemente va donde la corriente le lleva.
Pero el manipulador quiere llevar la razón, que todos le sigan, ser el cabecilla, pero el problema está en la justicia de sus actos para conseguirlo.

Cuando una persona es un líder es porque genera credibilidad, es justa en sus actos, se mete en problemas para tratar de ayudar al grupo, se compromete para conseguir aquello que el grupo necesita.

El manipulador, en cambio, lucha para conseguir su disfrute personal a toda costa, si tiene que mentir, entrometerse en conversaciones ajenas, tergiversar las palabras del líder, aislar a aquellos que no le siguen, etc, lo hace sin ningún tipo de pudor. Además son expertos en buscar personas con poca seguridad en sí mismas para que les sigan ciegamente. 

No hace mucho me encontré con una persona así y hablando con los restantes miembros del grupo me di cuenta de que algunos no soportaban a esa persona manipuladora y otros le seguían el juego por miedo a sus reacciones negativas, a sus mentiras, a sus juegos de poder.

Yo me quedo con los justos, ¿qué le vamos a hacer? Soy así.