¿Cómo motivar a los empleados públicos?

Motivar a los empleados de una empresa es una ardua tarea que tienen que realizar los mandos y miembros del departamento de Recursos Humanos, pero si la empresa es pública la cosa se complica por mil.

Motivar a los funcionarios públicos a corto plazo es fácil, puesto que acaban de acceder a un puesto de trabajo que han ansiado durante mucho tiempo, que han estudiado durante años para conseguirlo y saben que con ese puedo van a cubrir las necesidades extrínsecas.

Estas necesidades extrínsecas son el tener un sueldo, el poder promocionar y cobrar más complementos y productividad, etc son motivaciones que no perduran en el tiempo, que no posibilitan la motivación a largo plazo, puesto que el empleado rápidamente se acostumbra a tener esas necesidades cubiertas y comienza poco a poco a desmotivarse, a estar quemado, a perder interés en la labor que hace.

La motivación es más fuerte cuando el puesto de trabajo cubre otras necesidades intrínsecas, si se consiguiera motivar al trabajador público haciéndole ver que sus habilidades, sus competencias su autoestima mejoran realizando mejor su trabajo. Sabemos que esto es difícil, pero ¿por qué no retar a los empleados públicos a hacer mejor su trabajo? para esto están la formación, la promoción horizontal, etc. Medidas que están legisladas pero que no se están empleando en la Función Pública y que  sería interesante utilizarlas.

Para una motivación a largo plazo tenemos la motivación transcendente. Los motivo transcendentes se pueden utilizar con mucha fuerza en el sector público. Las personas que trabajan como funcionarios deberían de ser conscientes de que hacen una labor para mejorar la sociedad en su conjunto. Por ejemplo, una enfermera sabe que está ayudando a las personas a sentirse mejor; un profesor debería de estar motivado sabiendo que las personas a las que enseña le necesitan para mejorar en su vida profesional; un orientador laboral tiene que ser consciente de que está ayudando a las personas a encontrar un empleo y sacarles del gran problema del desempleo.

Por tanto, creo firmemente que el sector público debería mejorar sus campañas de concienciación interna, su marketing interno, para mejorar el clima laboral y la motivación de sus empleados.